http://es.paperblog.com/

lunes, 29 de diciembre de 2014

CALCULADORA DE CRECIMIENTO SEGÚN LA EDAD ACTUAL DE TU HIJO

¿Cuánto medirá tu hijo de mayor?: Calculadora de crecimiento según la altura actual del niño¿Quieres saber cuánto medirá tu hijo en el futuro? Con esta herramienta descubrirás lo que medirá tu hijo de mayor en función de su altura actual. Solo debes rellenar los campos que te pide para calcular su altura. ¡Pruébala!


http://www.serpadres.es/tools/calculadoras/Calculadora-de-crecimiento-segun-la-altura-actual-del-nino.html

TECLEAR EL MÓVIL ALTERA NUESTRO CEREBRO

Teclear tan a menudo en nuestro móvil inteligente no solo está cambiando la forma en la que nos relacionamos socialmente y caminamos, por ejemplo, sino que también está alterando nuestro cerebro. Este cambio se produce debido al uso tan continuado y preponderante de los pulgares para utilizar nuestros dispositivos. El estudio ha sido llevado a cabo por un equipo de neuroinformáticos de la Universidad de Zurich y la Escuela Politécnica Federal de Zurich (Suiza) y lo recoge la revista Current Biology.
 
¿Qué impacto está teniendo en nuestro cerebro la destreza que estamos obteniendo en los dedos por el uso de los móviles actuales? Este fue el punto de partida de la investigación liderada por Arko Ghosh, descubriendo que la plasticidad diaria del cerebro puede ser analizada dependiendo del uso que hacemos de nuestro móvil. Así, “los teléfonos inteligentes nos ofrecen la oportunidad de entender cómo la vida normal moldea el cerebro de la gente común”, explica Ghosh.
 
Para llegar a esta conclusión los científicos contaron con la participación de 37 personas diestras, 26 de ellas usuarios habituales de móviles con pantalla táctil y 11 usuarios que aún empleaban móviles antiguos. Analizaron la activación en la corteza sensoriomotora promovida por los movimientos de los dedos (pulgar, índice y dedo medio) mediante electroencefalografía. Los resultados revelaron que la representación cortical en los participantes que utilizaban smartphones o móviles inteligentes era distinta a la de los usuarios de móviles menos modernos y que cuanto más frecuente era su uso más influía en la actividad cortical puesto que mayor era la señal en el cerebro, sobre todo, en la zona que representaba al pulgar.
 
Esta transformación del cerebro puede explicarse de la misma forma que los violinistas, por ejemplo, adquieren un mayor nivel del área de representación de los dedos que guían el instrumento debido a la práctica. Esto es, cada zona del cuerpo posee un área de procesamiento particular en nuestro centro emocional del cerebro. No son áreas estancas e inamovibles, sino que pueden cambiar dependiendo de nuestras actividades diarias.
 
La tecnología digital que utilizamos a diario moldea el procesamiento sensorial en el cerebro y en una escala que nos sorprendió”, aclara Ghosh.

SOLUCIONES PARA LAS CONTRACTURAS

Soluciones para contracturas
Se estima que 6 de cada 10 españoles tienen una contractura muscular. Y son tan molestas que tendemos a abusar de los fármacos para eliminarlas. ¿Es tu caso? Aprende a plantarles cara de otra forma.
 ¿Por qué se produce una contractura?
“Una contractura, también llamada punto gatillo miofascial, es una disfunción muscular, por la cual un músculo, que debería estar relajado, permanece en cierto estado de contracción de forma continua estando en reposo”, dice el fisioterapeuta Pablo Herrero Gallego, experto en contracturas, de Fisioterapia Valdespartera (Zaragoza; fisioterapiavaldespartera.com).  
¿Cómo puedes saber si tienes una?
Al palpar la zona se percibe un pequeño nódulo o punto muy doloroso que  “en ocasiones, al presionarse, produce dolor no sólo en esa área, sino también a distancia. No obstante, el peligro está en que muchas veces tenemos una contractura pero no la percibimos. Y es que pueden ser de dos tipos: las latentes, que no duelen pero generan tensión muscular, y las activas, que sí producen dolor”.
¿Qué ocurre?
“Que es bastante frecuente que las latentes permanezcan en cierto equilibrio y no duelan, pero que tras determinados factores de activación empiecen a molestar: realizar una actividad muy intensa, repetir movimientos o mantener posturas”. Además, el estrés puede desencadenarlas. “La ansiedad aumenta el tono muscular basal y, por lo tanto, predispone a su formación. También las alteraciones del sueño o el enfriamiento brusco del músculo”.
¿Dónde pueden aparecer?
Aunque en teoría las contracturas musculares pueden aparecer en cualquier músculo, la realidad es que hay zonas donde son muy frecuentes. “Sobre todo, la columna vertebral, ya sea la zona cervical, dorsal o lumbar, pero influye mucho la actividad laboral o deportiva que se realice”, agrega Herrero. A veces son tan molestas que buscamos remedios exprés.
¿Cuáles?
Fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno, si se trata de una contractura moderada, del que a veces abusamos con su consecuente repercusión sobre la salud (sobre todo, problemas gástricos que van desde diarrea y náuseas hasta úlceras duodenales o gástricas). ¿Podemos aliviar las contracturas de forma natural? Por supuesto. Toma nota de estos consejos.
Aplícate calor
“Generalmente, cuando hablamos de una contractura muscular se recomienda aplicar calor, concretamente calor húmedo, ya que el frío se suele reservar para aquellos procesos que cursan con inflamación real de los tejidos, como podría ser una tendinitis, por ejemplo”, dice Herrero.
Baño con sales de Epsom
Provenientes de Inglaterra, estas sales -compuestas de magnesio y sulfatos- contribuyen al buen estado de la musculatura, ya que tienen propiedades antiinflamatorias. ¿Cómo debes utilizarlas? Agrega 250 g de ellas a un baño de agua caliente junto con aceites relajantes como mejorana, romero y lavanda.
Legumbres y frutos secos
“Hay muchos estudios que han relacionado una mayor tendencia a sufrir contracturas por la ausencia de determinados nutrientes, más concretamente vitaminas del grupo B”, explica el fisioterapeuta. ¿El motivo? Entre otros, tienen cualidades analgésicas y relajan los músculos (la carencia de vitaminas B1 y B3 se relaciona con la aparición de calambres musculares, según la Clínica Mayo).
¿Dónde encuentras estas vitaminas?
“En los vegetales de hoja verde y en las frutas”. Y también en los cereales integrales, las legumbres y los frutos secos, ricos en minerales que previenen el dolor muscular. Toma 3-4 raciones de legumbres a la semana (son buenas proteínas vegetales) y disfruta de los frutos secos como tentempiés para remineralizarte y tener energía (toma un puñadito de 4-5 unidades).
Plantas medicinales
Las puedes encontrar en comprimidos,  extractos o en crema (son igual de efectivas; siempre consulta la dosis con un fitoterapeuta). ¿Las más usadas? Árnica (suele utilizarse en forma de gel; al extenderse sobre la parte dolorida tiene efecto calor y calmante); ulmaria (antiinflamatoria y antirreumática; úsala en infusión o tintura); romero (estimula la circulación y proporciona sensación de calidez y comodidad en los músculos y articulaciones doloridas); cardo mariano (depura el hígado, órgano en el que se reflejan los músculos según la medicina china; los hipertensos deben evitarla, ya que sube la tensión); harpagofito (los principios activos de su raíz son capaces de inhibir la producción de diversas citoquinas -proteínas- que intervienen en la inflamación).
Aromaterapia
Los aceites esenciales son grandes aliados para disminuir el dolor muscular. ¿Cuáles? “Alcanfor, romero, tomillo, lavanda..., todos rebajan la tensión”, dice la fitoterapeuta Rosa García Arroyo, de Barcelona (naturopatia-rosagarcia.es). Se pueden usar aplicando directamente unas gotas sobre la zona o bien en el baño.
Magnesio
Entre los minerales que influyen (potasio, calcio, fósforo...), el magnesio es el más importante, ya que forma parte estructural de los huesos y los músculos. El cuerpo lo necesita no sólo para producir energía, sino también para la contracción y la relajación muscular. ¿Alimentos ricos en este mineral? Arroz integral, semillas de lino, semillas de calabaza, cacao en polvo sin azúcar (puro), nueces de Brasil...
Homeopatía
Libre de los efectos secundarios de los fármacos, puede serte muy útil. Toma nota (consulta siempre con un homeópata): rhus toxicodendro, para dolores que se alivian con el movimiento; bryonia, para los que empeoran con él y para la tortícolis; lycopodium, para la hinchazón y rigidez de un lado del cuello; árnica, para dolor por esfuerzo excesivo o prolongado; dulcamara, para cuando aparece por exposción al frío o a la humedad; ammonium, para cuando surge al dormir.

domingo, 28 de diciembre de 2014

¿CUIDAS O DES-CUIDAS TU PIEL?


Paso a paso

Paso a paso
Llevas usando cremas a diario desde la adolescencia, pero… ¿lo haces de la forma correcta? Natalia Gómez-Segura, experta en cuidado facial de Olay, nos da unos consejos básicos y ya te decimos de antemano que “confesamos, haber suspendido”. Tan sencillo y no lo hacíamos. ¿Y tú? Aprovechamos el lanzamiento de la nueva gama Regenerist Luminous de Olay para resetear nuestros rituales de belleza.

Evita las manchas
Aquí tenemos nuestro primer error: el protector solar es necesario todo el año. “El rostro necesita mínimo en invierno un factor 15 o superior”, asegura la experta de Olay. Además, nos recomiendan utilizar tratamientos específicos para frenar los signos de envejecimiento y evitar siempre productos con alcohol. Presta especial atención al tónico que utilizas para que, una vez aplicado, no multiplique las posibilidades de que te salgan manchas si te expones al sol.

¿Cómo te aplicas el hidratante?
Para que el tratamiento sea más efectivo, calienta el producto en las palmas de la mano para su mayor penetración. Para su aplicación, realiza pases horizontales desde el centro de la frente hacia las sienes, desde la nariz hasta los pómulos, pasando por el labio superior e inferior y por último la línea del mentón. Dosifica otra pequeña cantidad para la zona del cuello y escote y, mediante pases verticales ascendentes, cubrimos toda la zona.

¿Cuánta cantidad de producto debes aplicarte?
No hay una cantidad exacta en gramos de crema, cada piel tiene un grosor distinto, un tamaño de poros distinto y muchos factores que hacen que la crema hidratante no tarde el mismo tiempo en absorberse. El hecho de poner más cantidad de crema hidratante no hace que ésta sea más efectiva. Lo contrario: al poner más cantidad de la necesaria, la piel se satura hasta llegar al punto en que esta no absorbe más e intenta expulsar aquello que no pueden almacenar.

¿Qué tipo de hidratante le va bien a tu piel?
El primer paso para cuidar tu piel es conocerla. Saber si es seca, grasa, mixta o sensible te permitirá tratarla de forma adecuada y conservarla durante años sana y a salvo de las agresiones de la vida actual.

¿Cómo aplicarse contorno de ojos?
Con la piel perfectamente limpia, depositamos una pequeña cantidad sobre el dedo corazón y anular. Extenderemos el producto mediante suaves toques por el área del contorno de ojos, teniendo en cuenta las tres zonas de la belleza ocular: Parte externa, zona inferior y párpado fijo. Para conseguir una mayor efectividad en la parte externa de los ojos, sujetaremos bien la piel, con el fin de abrir las líneas de expresión y conseguir que el producto penetre mejor. Realizaremos pases circulares con la yema del dedo anular durante 15 segundos.

Rituales de belleza 24 horas
Es imprescindible comenzar y terminar siempre el día con una correcta higiene facial, utilizando un producto limpiador suave y específico para tu tipo de piel. Por la mañana, aplica tus tratamientos específicos (contorno y sérum) y, a continuación, una crema hidratante con factor de protección solar, en una textura adecuada a tu tipo de piel. Por la noche, aplica tus tratamientos específicos y luego una crema nutritiva. Usa exfoliante periódicamente (la frecuencia dependerá del tipo de piel) para favorecer la renovación cellular.

LAS SALSAS MÁS CALÓRICAS

Las salsas más calóricas y más populares
Hay platos que es casi imposible concebir sin ir acompañados de una salsa. Las hay para todos los gustos, de todos los tipos y, también, con diferentes valores calóricos. Te hablamos de las que más engordan.
 
El Kétchup es una de las salsas más populares y, también más estigmatizada, ya que se piensa que es muy calórica, sin embargo, no es así: en unos 30 gramos puede haber 30 calorías aproximadamente, muchas menos que en la misma cantidad de otras salsas. ¿Por qué? El problema de las salsas más calóricas es que basan su composición en aceite o mantequilla y añaden otros ingredientes que aportan calorías extra, como las que contienen queso, nata, leche, etc., cosa que no sucede con el kétchup, ya que no utiliza aceites en su elaboración.
 
¿Y la mostaza? Debes saber que si quieres mantener la línea y apostar por salsas ligeras, la mostaza es tu gran aliada, ya que es otra de las salsas populares que menos engordan.
 
Descartando a estas dos “grandes” de las salsas, nos quedamos con las más problemáticas: mayonesa, ali oli, salsa rosa… son solo algunas de las salsas que debemos evitar o, al menos, reducir en nuestra dieta si no queremos ganar peso.

Mayonesa
Es la reina de las salsas: con langostinos, con tortilla, con patatas fritas, para acompañar el pescado… son muchos los alimentos que tomamos con esta salsa, sin embargo, debemos saber que se elabora con gran cantidad de aceite. En 100 gramos puede haber entre 600 y 700 calorías, dependiendo de la marca (si no es casera). Si es casera, en una sola cucharada hay unas 110 calorías.

Alioli
Es una salsa muy típica en España y las patatas alioli son todo un clásico. Hay que tener en cuenta que, si es casero, se elabora con mucho aceite y ajo hasta formar la salsa y, si no lo es, se hace añadiendo ajo y más aceite a una mayonesa hecha previamente, por lo que su contenido calórico es muy alto. En 100 gramos de un alioli no casero puede haber entre 650 y 750 calorías.

Salsa pesto
La salsa pesto es el acompañante perfecto de la pasta y se elabora con aceite, albahaca, ajo, queso y otros condimentos, por lo que es bastante calórica. En 100 gramos de salsa pesto hay unas 534 calorías aproximadamente.

Salsa rosa
Es otra de las salsas clásicas utilizadas para acompañar el marisco y algunas ensaladas, por ejemplo. Se elabora añadiendo tomate concentrado, especias y condimentos a la mayonesa, por lo que aumentamos el contenido calórico del que ya parte la mayonesa. Si la hacemos mezclando kétchup con mayonesa, añadimos calorías, ya que aunque el kétchup no sea muy calórico, todo suma. En 100 gramos puede haber unas 420 calorías.

Salsa rokefort
La salsa rockefort se utiliza para acompañar platos como la carne. Las que compramos ya hechas se elaboran añadiendo rockefort y otros condimentos a la mayonesa. Unos 100 gramos pueden suponer consumir unas 350 calorías. Si la hacemos casera también debemos tener en cuenta que, a las calorías de los quesos, sumamos las de la bechamel o la nata que llevan muchas recetas.

Aceite
El aceite es uno de los ingredientes estrella de la dieta mediterránea y tiene numerosos beneficios para la salud, pero todo depende de la cantidad. Se recomienda tomar dos o tres cucharadas al día, pero no sobrepasar esa cantidad, ya que en una cucharada de aceite de oliva hay unas 119 calorías, aproximadamente. Opta siempre por el aceite de oliva virgen extra.

ALIMENTOS FRENTE A ENFERMEDADES INFLAMATORIAS

Dolencias como la artritis, la artrosis o el lupus pueden aliviarse o prevenirse con el menú adecuado.

Alimentos frente a las enfermedades inflamatorias
Con la alimentación podemos prevenir o paliar los efectos secundarios de enfermedades inflamatorias como artritis, artrosis, psoriasis, lupus... Todo proceso inflamatorio conlleva la proliferación de radicales libres. Es la primera respuesta del sistema inmunitario. Los radicales libres los produce el organismo de manera natural, pero, si se producen demasiados, la inflamación se hace crónica y esto acelera el envejecimiento.

Más calidad de vida
Con alimentos inflamatorios como la grasa saturada, hidrogenada o trans, demasiada proteína animal y azúcar, unidos al estrés, las paredes de los vasos sanguíneos se vuelven rígidas y se produce enfermedad, porque aumentan la formación de prostaglandinas (sustancias inflamatorias) en el organismo. Con los alimentos podemos aumentar nuestra calidad de vida.
Entre los alimentos antiinflamatorios están los prebióticos, constituidos principalmente por fibras solubles (de los cereales integrales), productos lactofermentados y frutooligosacáridos vegetales (como la inulina) presentes en el ajo, cebolla, espárragos y alcachofa, que produce ácidos grasos y contiene metabolitos, que estimulan de manera selectiva el crecimiento y desarrollo de la actividad de la flora intestinal. Además, terminan la digestión de los alimentos.

Menos grasas saturadas
Las fibras regulan el tránsito intestinal y atrapan y eliminan azúcares con índice glucémico elevado, al igual que muchas sustancias tóxicas. Por otro lado, los probióticos (lactobacillus acidophilus, lactobacillus casei o rhamnosus GG) mejoran los procesos digestivos, estimulan la renovación celular intestinal, inhiben gérmenes patógenos, destruyen nitrosaminas (sustancias cancerígenas) y estimulan el sistema inmunológico.
Además, incluye omega 3 (en pescados azules de agua fría como el salmón, la caballa, el atún, las sardinas, el mero, el aceite de lino, las semillas de calabaza...). Los ácidos grasos son indispensables para la salud celular e imprescindibles para el correcto funcionamiento del cerebro y los nervios. Para aprovecharlos bien hay que reducir la ingesta de grasas saturadas.

Los imprescindibles
Las almendras y, en general, los frutos secos deben incluirse en la dieta. El perfil lipídico del aceite de oliva también es importante. Las frutas y hortalizas, a excepción del tomate y la patata, que no deben tomarse en exceso, también deben ingerirse en estos casos. Que no falten tampoco los cereales integrales, como el trigo, amaranto, espelta, cebada y mijo, y las hierbas aromáticas como el orégano y el tomillo. También son recomendables el rábano negro, rusticano o chino; el ajo, el jengibre y la cúrcuma.

QUE INCREMENTA EL DESEO SEXUAL DE LAS MUJERES


El aumento de los niveles de testosterona
El deseo sexual y la excitación tienen su origen en el hipotálamo (la parte más primitiva del cerebro) donde se dan una serie de conexiones y reacciones químicas que hacen que el cuerpo esté preparado –y deseoso– de practicar sexo.
Hasta ahora se sabía que, en ambos sexos, en esta reacción biológica influye principalmente el aumento de los niveles de testosterona en la sangre. Sin embargo, parece que surge una diferencia más entre hombres y mujeres…
Según un reciente estudio publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, el deseo sexual femenino no es puramente hormonal sino que está relacionado con la estabilidad emocional de la mujer con la otra persona. 
Como explica Jen Christensen en un artículo publicado en la edición digital de CNN, esta investigación demuestra que “las mujeres necesitan algo más que un simple encendido”.

El papel de la testosterone
La ciencia explica el deseo sexual en base a los niveles de testosterona en sangre. En el caso de los hombres, esta hormona les ayuda a mantener la erección durante el coito, mientras que para las mujeres actúa especialmente aumentando su libido.
Sin embargo, el doctor John Randolph, director de la investigación, y su equipo parecen haber encontrado que el papel de la testosterona en las mujeres no es tan importante como otros factores psicológicos.
De hecho, en el caso de las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia o aquellas a las que se les han tenido que extirpar los ovarios, los niveles de esta hormona son mucho más bajos, y, sin embargo, han demostrado que no tiene por qué ser determinante en sus grado de excitación y deseo sexual.
 

Buscando el origen del deseo sexual femenino
Para llevar a cabo el estudio tomaron muestras de sangre de 3.302 mujeres y observaron la presencia de hormonas reproductivas y controlar la cantidad de testosteronaen relación con el deseo y excitación que mostraban. 
Así, observaron que las mujeres que tenían niveles más altos de testosterona sentían algo más de deseo sexual que aquellas con cantidades bajas, pero, como declaró Randolph, “la diferencia fue decepcionante”. 
Es decir, la testosterona en sangre no es determinante en que las mujeres se muestren más o menos dispuestas a querer practicar sexo. La pregunta está clara. Si el deseo no responde a una respuesta química del organismo: ¿qué necesitan las mujeres?

La combinación perfecta: deseo sexual y el bienestar emocional
Los resultados del estudio mostraron que las mujeres cuyo estado de ánimo era más estable y se sentían tristes en menos ocasiones, sentían un mayor grado de deseo sexual y mantenían relaciones más placenteras.
Estar satisfechas emocionalmente en su relación tenía más influencia en el deseo sexual que los niveles de testosterona u otros factores biológicos.
Según este estudio, “el estado de ánimo y tener una sensación de salud y bienestar general, son clave para que las mujeres tengan un mayor deseo sexual”, explica Randolph.

No, no falta una pareja
No es que el estudio determine que haga falta una pareja. En todo caso, se habla de la estabilidad emocional de las mujeres como factor influyente en su apetito sexual.
Estar y sentirse bien con ellas mismas aumenta su seguridad y por tanto ayuda a disfrutar más de todos ámbitos de la vida, incluido el sexo.
Al margen de la influencia de los niveles de testosterona en el organismo y al hilo de los resultados del estudio, a la hora de hablar de relaciones sexuales, una máxima es que la confianza en una misma es más importante que la que se tenga con la otra persona.

El viagra femenino
Actualmente se están investigando algunos medicamentos que pueden reforzar la libido femenina pero todavía no hay un tratamiento. Y eso pese a que, como explica Christensen, “hasta un tercio de las mujeres adultas pueden experimentar deseo sexual hipoactivo” (bajo interés en practicar sexo).
Randolph opina que “no es justo que en el caso de las mujeres no pueda solucionarse con una pastilla”. Dado que, según lo observado, la solución no está en la testosterona, el doctor sugiere que las mujeres que no estén satisfechas con su bajo deseo sexual y no tengan ningún problema hormonal diagnosticado, pueden acudir al médico para analizar quéfactores psicológicos pueden estar influyendo.