http://es.paperblog.com/

sábado, 8 de noviembre de 2014

SULFATOS, SILICONAS Y PARABENOS

¿Son tan malos como dicen?
'Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos'... El sabio dicho popular se cumple una vez más y en esta ocasión con tres ingredientes 'malditos' que las marcas del cabello parecen rehuir.
Sulfatos, siliconas y parabenos
Es curioso que algunos de los ingredientes más usados en productos de cuidado capilar, por ofrecer resultados más que buenos y ser seguros, estén siendo evitados por los consumidores y las propias marcas por el hecho de ser 'químicos'.
Todos hemos oído leyendas urbanas acerca de los sulfatos, las siliconas y los parabenos. Estos rumores se fundamentan fuera de contexto y dan lugar a ideas erróneas y a privarnos de productos que mantienen y mejoran la salud de nuestro cabello.
Maria Castá, del departamento de Comunicación de Wella, nos cuenta toda la verdad sobre ellos:
- Sulfatos: pertenecen a la familia de los surfactantes, su labor en el champú es limpiar y generar espuma. Al entrar en contacto con el agua forman unas micelas que son las encargadas de arrastrar la suciedad del  cabello. En caso de no haber sulfatos, es necesario sustituirlos por otro agente limpiador.
Se huye de ellos porque: creen que irritan el cuero cabelludo. Salvando alergias, deberían usarse cantidades ingentes de ellos varias veces por día para que esto sucediese.
- Siliconas: las siliconas cubren el cabello para que este luzca más brillante y pulido. El cabello tratado con siliconas tiene un aspecto más sano y brillante, y presenta menor daño de la fibra capilar.
Se huye de ellas porque: las siliconas usadas para el cabello se originaron en los países nórdicos, por entonces, apelmazaba los cabellos y los chafaba. Las que existían por aquel entonces no eran adecuadas para los cabellos finos ni rubios. Después de veinte años ya no producen ese efecto porque se han perfeccionado mucho.
- Parabenos: son unos conservantes muy eficaces que aseguran que no se formen bacterias, moho u  hongos, que no son peligrosos ni cosméticamente ni para el cuidado personal. Un ejemplo claro es que ciertos tipos de fruta generan parebenos naturales en su capa externa para evitar su deterioro. Aportan la  seguridad de que el producto se mantendrá en buenas condiciones.
Se huye de ellos porque: la sociedad tiene aversión a la palabra 'conservante'. Sin ellos, no podríamos consumir la gran mayoría de productos que consumimos. No todos son iguales, ni dañinos. Los champús que no usan parabenos usarán otro conservante en su lugar con otro nombre.
Un apunte: natural no es sinónimo de bueno, ni químico lo es de malo. La cicuta es un veneno natural, por ejemplo.

10 MITOS FALSOS SOBRE LOS PIOJOS

Pediculosis: 10 mitos falsos sobre los piojosMito o realidad: ¿los piojos van al pelo sucio y largo? ¿Es cierto que estos bichitos saltan de una cabeza a otra? ¿Los piojos traen otras enfermedades? Desmitificamos algunos de los mitos entorno a la pediculosis.

Arranca el curso y comienzan las gripes, los catarros y los mocos. Al poco comienza la época de los piojos. Picor, cortes de cabello, lavados con vinagre, compra de productos eficaces...se convierte en la práctica habitual de los padres de niños en edad escolar.
Según los científicos, los piojos son más resistentes que antes, y aguantan temperaturas de 50ºC a -30ºC. Esta enfermedad cosmopolita, popular, no distingue sexo o edad, y es altamente epidémica en la edad escolar y en la adolescencia. La pediculosis es un problema afecta a 3 de 10 menores en edad escolar y al 27% de sus padres.
Laura Martín, fundadora de Head Cleaners, empresa que busca soluciones de forma eficaz al desagradable y engorroso problema de los piojos nos desvela muchos de los mitos generados en torno a los piojos. Tema que sigue siendo tabú para muchos padres.

10 falsos mitos sobre los piojos

Mito 1: Saltan de cabeza en cabeza

Realidad: Los piojos no saltan ni vuelan. Solo caminan, y lo hacen con mucha velocidad. Pueden pasar de una cabeza a otra con mucha facilidad, a través del contacto o de alguna prenda.

Mito 2: Los piojos acarreran enfermedades

Realidad: Los piojos no son una enfermedad ni representan riesgos a la salud pública. Causan picor por una erupción, pero hay muy pocos riesgos serios de salud.

Mito 3: Los piojos mueren cuando abandonan el cuero cabelludo

 
¡Falso! Los piojos pueden vivir hasta 24 horas sin contacto con el cabello o el cuerpo cabelludo. Así que pueden propagarse a través de cojines, almohadas, sillones, etc

Mito 4: Los piojos siempre van al cabello sucio y al pelo largo

¡Falso! Los piojos no se contagian por la falta de higiene. Les gusta tanto el pelo sucio como el limpio. Coger piojos no depende del largo del pelo ni de la frecuencia del cepillado o el lavado. Si bien es cierto que anidan más en las niñas, porque suelen tener más contacto físico entre ellas.

Mito 5: Los animales pueden contagiarnos

¡Falso! Los piojos de los animales no son transmitidos a las personas.

Mito 6: Los piojos producen picor porque muerden el cuero cabelludo

¡Falso! El motivo del picor que causan los piojos no es debido a sus mordeduras, sino a la saliva que inyectan ellos para alimentarse.

Mito 7: Todos los productos contra los piojos erradican el problema de inmediato

¡Falso! Muchos productos ya no matan al piojo ni a las liendres. En efecto, el continuo uso de productos antipiojos ha derivado en que el piojo ha generado defensas para protegerse y es resistente a muchos de ellos.

Mito 8: Eliminados una vez, erradicados para siempre

Realidad: Las liendres eclosionan después de entre 7 y 10 días. Si el tratamiento antipiojos usado no elimina los huevos, las probabilidades de infectarse de nuevo son muy altas.

Mito 9: Los piojos se detectan rápidamente

¡Falso! El sistema inmune tarda de 4 a 6 semanas en desarrollar sensibilidad a la saliva del piojo. En ese tiempo, un piojo hembra puede poner de 6 a 10 liendres por día. Por lo tanto, cuando empezamos con picores, muchas generaciones de piojos ya estarán viviendo en la cabeza.

Mito 10: Las liendres también se contagian

¡Falso! Las liendres no se contagian. Solo los piojos.

TU CINTURA INDICA TU ESPERANZA DE VIDA

Ya en 2012 la doctora Margaret Ashwell, investigadora en obesidad y riesgos asociados, explicaba en un artículo científico publicado en la revista especializada Obesity Reviews, la relación entre; el contorno de nuestra cintura y la esperanza de vida
En realidad, el conocido como índice cintura-estatura (ICE) es un indicador preciso de riesgo para la salud y de mortalidad porque traduce un aumento de grasa en el abdomen, que se asocia con una cintura mayor, y se relaciona con trastornos metabólicos como diabetes, hipertensión arterial, y dislipemias (alteración del metabolismo de los lípidos). No es de extrañar que en algunos países este índice se haya convertido hoy día en el principal indicador para hacerse un seguro de vida y el correspondiente pago de sus primas anuales. Por ejemplo, un hombre de 30 años con ICE demasiado alto puede llegar a ver reducida su esperanza de vida hasta en 17 años. Lo mismo ocurre en las mujeres, pudiendo llegar a ver mermada su esperanza de vida en más de 9 años.
¿Podemos actuar para reducir nuestro ICE y en consecuencia mejorar nuestra esperanza de vida? Ya en 2006 un informe de la OMS y la FAO concluía que los expertos convinieron “en que hay datos científicos suficientes de que existe la posibilidad de derivar beneficios para la salud del consumo de alimentos que contienen probiótico”. De ahí que hayan surgido productos como Dieta y Más, el primer probiótico patentado para el tratamiento y/o prevención de sobrepeso y obesidad y enfermedades asociadas. Dieta y Más es un complemento alimenticio compuesto por bifidobacterias  de la cepa Bifidobacterium animalis subsp. lactis CECT 8145 que posee propiedades beneficiosas sobre el exceso de peso, inducen la saciedad, reducen el apetito, la grasa corporal y enfermedades asociadas (síndrome metabólico, diabetes, dislipemia, patologías cardiovasculares, etc.), y también están indicadas para mejorar la función inmunitaria, reduciendo la inflamación. Como apunta Salvador Genovés, director del departamento de biotecnología agroalimentaria de Biopolis, además de otros beneficios “se ha observado que este probiótico reduce el peso corporal y la tendencia a la obesidad, además de la restauración de la microbiota intestinal y la reducción de biomarcadores de inflamación”.
Según afirman sus propios creadores, Dieta y Más es el único probiótico que actúa sobre el cólon, de ahí su eficacia como complemento regulador sobre la obesidad: en modelos animales fue capaz de reducir el peso corporal entre un 6% y un 8% en 12 semanas. Su funcionamiento se basa en el tratamiento de la flora intestinal, recuperando su equilibrio. Diversos estudios han revelado que ciertas personas que sufren obesidad tienden a tener una composición de bacterias intestinales diferentes a la de las personas que están en su peso ideal, variando igualmente con el aumento o pérdida de peso. Así pues,  actuando sobre nuestra flora intestinal podemos regular nuestro peso corporal y en consecuencia nuestro ICE.

COSMÉTICA CON GRANADA

GranadaCosmética con Granada. ¡Apuesta por el Rojo!

La granada no es sólo una fruta deliciosa es, además, un gram aliado de tu belleza pues su extracto ayuda a frenar los signos del paso del tiempo… y mucho más. Recolecta los mejores productos elaborados con granada para tu neceser.

LAS PROPIEDADES DE LA GRANADA
Gemma Prudencio, cosmetóloga y fundadora de Segle Clinical y de H2O System by GPSlab, nos descubre los superpoderes de este ingrediente antiedad.
• Combate el estrés oxidativo. Contiene flavonoides, ácido málico y ácido oxálico, que frenan la acción de los radicales libres (responsables del envejecimiento).
• Reafirma. De las pepitas y de la cáscara de esta superfruta se obtienen activos que activan el metabolismo celular y la flexibilidad del tejido cutáneo.
• Reduce el tamaño de los poros y la secreción sebácea, lo que es ideal para pieles mixtas o grasas.
• Favorece la cicatrización y es un excelente antiinflamatorio (reduce los edemas). Se utiliza tanto en la prevención como en el tratamiento del acné.

RECETAS CASERAS QUE TE PONEN GUAPA
• Exfoliante antiox. Licúa los granos de una granada y mezcla con una pizca de azúcar 3 cucharaditas de zumo de lima y 2 cucharaditas de té verde. Extiende por el rostro, déjalo actuar 10 min y retira con agua.
• Mascarilla regenerante. Disuelve 4 hojas de gelatina en agua fría. Escúrrelas y agrega un zumo natural de granada. Méz-
clalos y, antes de que llegue a enfriarse la preparación, ponte una fina capa en la cara. Espera a que se desprenda de forma natural, no precisa aclarado. (Por la esteticista Cristina Álvarez).

UN ZUMO QUE EMBELLECE. ¿Quieres cuidar la línea y tu piel? Hidrátate entre horas con un zumo a base de jugo natural de granada, frutos rojos (grosellas, arándanos, moras, fresas…), zumo de limón y agua. Es una excelente cura desintoxicante, que favorece la eliminación de líquidos y aporta salud a los tejidos. ¿Te da pereza? Conviértelo en un desayuno energético. Mezcla el jugo de granada y frutos del bosque con leche desnatada y agrega salvado de avena, nueces picadas y una cucharadita de miel.

RECETA PARA PREVENIR LA MIGRAÑA

Cómo combatir las migrañas¡Qué me corten la cabeza! Habrás pensado infinidad de veces cuando comienzas con migraña. Esta enfermedad no es ni más ni menos que un dolor de cabeza fuerte que aparece con frecuencia (más de quince días al mes) y en muchas ocasiones causa náuseas, fotofobia y/o sonofobia.

"Un 14% de la población española la sufre, lo que quiere decir unos cuatro millones de personas", indica Rogelio Leira, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Xeral de Santiago de Compostela.

Sabemos que el hígado es el órgano que rige la cabeza, por lo que a menudo las cefaleas se gestan en este órgano. Cuando el hígado no está funcionando correctamente llegan los dolores de cabeza, y es que cuando estas dolencias no responden a causas neurológicas tienen un origen simple: intolerancia a algún alimento, lo que provoca que no se digieran bien las proteínas y provoca una serie de reacciones a nivel celular. Para favorecer la digestión, te proponemos una receta para preparar guarnición oriental de rábanos y setas en el que el nabo y shitake son la estrella. Ayuda a estimular el hígado y facilita la digestión.

¿Qué necesitas? 30 minutos, 1/3 de rábanos daikon (sirve cualquier tipo de nabo), 4 setas shitake, 1 tira de bambú, una pizca de sal marina, una cucharada de miso blanco y ¼ de ralladura de limón.

Coloca el bambú en el fondo de la cazuela, el shitake encima y el daikon encima de ambos. Añade un dedo de agua y una pizca de sal y cocina todo a fuego medio con tapa hasta que esté casi tierno (unos 15 minutos). A continuación disuelve el miso en un poco de agua e incorpórale la ralladura de limón. Vierte esta pasta en la cazuela, mézclalo y cocínalo durante 5 minutos más. Por último saca el bambú y córtalo en tiras para decorar.

"La migraña es una de las enfermedades absolutamente invalidantes en las que esa manía de automedicarse más daño hace", insiste Hugo Liaño, jefe del Servicio de Neurología en la madrileña Clínica Puerta de Hierro.

Hoy por hoy la migraña no tiene curación, sin embargo se están haciendo algunos progresos. No olvides reflexionar sobre el posible origen de tus dolores de cabeza, quizá sean por llevar una mala dieta. En el libro "Recetas para curar el cuerpo y el alma" de Maite Zudaire y Tina Asensio hay un montón de recetas más para defender las buenas costumbres alimentarias.

EL DESAYUNO ¿LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA?

El desayuno, ¿la comida más importante del día?El desayuno es la comida más importante, puedes comer cualquier cosa porque luego lo vas a quemar, si no desayunas engordas… ¿Todo lo que se dice es cierto?
 
Desde hace algún tiempo, son muchos los que defienden que es la comida más importante del día. Sin embargo, diferentes estudios han abierto el debate sobre el desayuno.
 
Está claro que desayunar es muy importante para estar sano y te aporta energía para afrontar la mañana. Pero... ¿vale todo?

Si no desayuno, ¿engordaré?

Una investigación realizada por la Universidad de Alabama destierra el mito que asegura que las personas que no desayunan tienden a comer más durante las otras comidas.
 
Lo único que se detectó fue que las personas que desayunaban quemaban más calorías durante la mañana y se movían más. Justo quemaban las calorías que habían tomado durante el desayuno.
 
En lo que sí se ponen de acuerdo los diferentes estudios es que desayunar no engorda. Tanto en Alabama como en otro estudio realizado en la Universidad de Bath.
 
Sin embargo, estos últimos llegaron a la conclusión de que no todo vale en esta primera comida del día. Hay que ajustar lo que comes en función de lo que vayas a hacer después. No puede ser igual el desayuno que se toma  antes de practicar ejercicio que el que tomes antes de ir a sentarse en una oficina.

¿Puedo comer cualquier cosa?

Los nutricionistas no llegan a un acuerdo sobre este tema. Lo que está claro es que no se puede desayunar cualquier cosa.
 
Eso de tomar un desayuno cargado de calorías con la idea de que luego lo quemarás, no es una premisa válida.
 
Hay que apostar por un desayuno sano y equilibrado que incluya lácteos, frutas e hidratos de carbono, si pueden ser integrales, mejor.

jueves, 6 de noviembre de 2014

ALIMENTOS ¿ENEMIGOS?

Ni son malos ni engordan tanto
Algunos alimentos han adquirido una injustificada mala fama. Porque engordan mucho, porque tiene demasiada grasa, porque no son saludables... Pero ¿es cierto? Una experta nos desmonta estas ideas y nos anima a incluirlos en nuestra dieta habitual.
Alimentos ¿enemigos?
Queso
“Se trata de un alimento con muchas versiones, variantes, nacionalidades y denominaciones de origen”, dice Marta Gámez, directora técnica de Grupo NC Salud. “La mayoría de los quesos son alimentos con un aporte calórico considerable, dado su contenido en grasas, que suele representar entre el 28% y el 38%. Además, se trata de una grasa saturada, cuyo consumo se asocia a un aumento de los niveles de colesterol LDL (malo)”. Sin embargo, aclara, “no todos los quesos contienen niveles considerables de grasas, ya que el queso fresco (150 kcal por ración de 75 g) y el requesón (76.5 kcal por ración de 75 g) son opciones saludables, ya que su contenido ronda el 15% y el 4% respectivamente”. “Además, su aporte de proteínas de alto valor biológico y calcio convierten al queso fresco y al requesón en dos opciones especialmente saludables dentro de la familia del queso”, apunta.

Plátano
 “Con unas 90 kilocalorías (calorías), el plátano es un saludable alimento que, como todas las frutas, debe incluirse en una alimentación variada”, dice Marta Gámez. “Su sabor dulce no debe confundirnos, ya que los azúcares que contienen se asimilan lentamente, lo cual proporciona un aporte de energía ideal y mantenido. Además, su alto contenido en magnesio lo convierte en un alimento muy recomendable para los deportistas. Los diabéticos pueden tomar plátano con normalidad, siempre en el contexto de una dieta variada y equilibrada”.

Frutos secos
Es cierto es que son alimentos con un aporte calórico considerable debido a su contenido en grasas. Sin embargo, como dice la nutricionista, “los frutos secos son una fuente nada despreciable de proteínas vegetales y las grasas que poseen son insaturadas, por lo que protegen contra enfermedades cardiovasculares, como es el caso de las nueces, entre otros”. “Se trata de buscar la moderación en las cantidades y de incorporar los frutos secos en platos saludables como ensaladas, salteados, con yogur, etc. Las versiones crudas o tostadas son opciones más saludables que las que se comercializan fritas y saladas”. Psst. Una ración de 20 g de frutos secos aporta sólo unas 100-120 kilocalorías y multitud de beneficios. “De hecho, una de las características de la dieta mediterránea es que incluye frutos secos de forma habitual”, apunta la experta de Grupo NC Salud.

Legumbres
Habichuelas, garbanzos, lentejas… asociamos estos alimentos a platos tradicionales contundentes, calóricos y pesados. Sin embargo, como aclara Marta Gámez, “las legumbres deben formar parte de nuestra alimentación, con una frecuencia de consumo de 3 raciones/semana”. Psst. Las legumbres aportan solo unas 240-260 kcal por ración de 70 g, y su alto contenido en fibra las convierte en un alimento de gran efecto saciante y positivo para la salud intestinal. Además, suponen una de las principales fuentes de proteínas vegetales en la dieta. No aportan casi nada de grasa (1-3 g de grasa/ración de 70 g) y cero colesterol. Entonces, ¿por qué tienen fama de engordar? Como recomienda la experta, “el truco está en introducirlas en platos como ensalada (ensalada de alubias, de lentejas, de garbanzos, etc.) o guisarlas con carnes como el pollo o el pavo, evitando el uso de embutidos de alto contenido en calorías, grasas y colesterol como el chorizo, la morcilla o el tocino”. “La soja también es una legumbre, y consumirla es también una forma de beneficiarse de las propiedades de las legumbres”.

Salsas barbacoa y mostaza
 “Asociadas a la comida rápida y a carnes grasientas, lo cierto es que la salsa barbacoa ensalza nuestras comidas aportando de 6 a 7 veces menos calorías (70-180 kcal/100 g) que otras salsas, como por ejemplo la tradicional mayonesa (700-785 kcal/100 g)”, cuenta Marta Gámez. “Igualmente, la mostaza aporta sólo unas 130 kcal/100 g (puestos a elegir, la mostaza tipo Dijon contiene menos azúcares que la mostaza convencional y es aún más recomendable)”, añade. Psst. Una cucharada de 15 g mayonesa aporta unas 105 kcal, mientras que la misma cucharada de salsa barbacoa o mostaza aporta sólo entre 10-25 kcal.

Melón
“Considerada por muchos una fruta prohibida en regímenes de adelgazamiento y en casos de diabetes, el melón contiene una altísima cantidad de agua (92%) y una cantidad de azúcar (6%) inferior a la de otras frutas; hecho que, unido a que apenas contiene grasa, hace del melón una de las frutas con menor contenido calórico”, explica la experta. Psst. Una ración de melón de 300 g aporta sólo 50-60 kcal. “Por su gran cantidad de agua, esta fruta estimula los riñones para que funcionen con más eficiencia, facilitando la eliminación de sustancias de desecho y toxinas, y mejorando la función renal. También está indicado en estados de deshidratación acompañados de pérdidas de minerales (diarreas, sudoración abundante y crisis febriles)”.

Patata
Una patata mediana de 170 g aporta sólo 125-135 kcal, el 30-45 % de las necesidades diarias de vitamina C y una buena cantidad de potasio, lo que la convierte en un alimento recomendable contra la hipertensión. Para no multiplicar su aporte calórico y preservar sus aportes nutricionales, la experta recomienda consumirla al vapor, al horno o cocida. “Las patatas chips aportan 538 kcal por cada 100 g, las patatas fritas aporta 206 kcal y la patata al horno aporta 75 kcal”.

Pan
Una rebanada de pan blanco aporta sólo 83 calorías. ¿Por qué entonces le tenemos tanto miedo? Como explica Marta Gámez, “el pan es una alimento básico que debe incluirse en la dieta junto con otros alimentos que contribuyan al aporte de hidratos de carbono”. Psst. “Es importante tener en cuenta que la cantidad de hidratos de carbono que debemos consumir debe ser mayor o menor según la cantidad de actividad física que se realice cada día”, apunta.